La soldadura es un proceso utilizado para unir metales. El proceso implica una fuente de poder para generar un arco eléctrico para fundir el material principal que se está soldando, así como cualquier consumible que se esté utilizando. Esto luego une los metales individuales separados entre sí.

¿Qué tipo de metal planeas soldar? De esta pregunta puedes partir para elegir el tipo de soldadura que necesitas.

Soldadura con varilla.  La soldadura con electrodo revestido es la forma más sencilla de soldadura. La soldadura con electrodo revestido utiliza una fuente de energía que genera un arco eléctrico de corriente constante. Esta corriente fluye a través de un electrodo de soldadura revestido con fundente. El recubrimiento asegura que la zona de soldadura no esté expuesta al aire mientras la varilla se está derritiendo.

Soldadura por arco de tungsteno con gas.  Cuando se trabaja con este tipo de soldadura, se utiliza un electrodo de tungsteno. El tungsteno es uno de los materiales metálicos más resistentes. No se disolverá ni se quemará. La soldadura se puede realizar mediante un proceso conocido como fusión que utiliza o no un metal de aportación.

Soldadura por arco con núcleo de fundente. Este tipo de soldadura es similar a la soldadura con varilla. De hecho, los soldadores a menudo también pueden realizar una doble función como soldadores. Al igual que en la soldadura MIG, un cable que sirve como electrodo y metal de relleno se alimenta a través de su varilla.

Hay muchos otros tipos de soldaduras, síguenos para segunda parte.