La soldadura con gas es un tipo de proceso de soldadura en estado líquido en el que se queman gases combustibles para generar calor. Este calor se utiliza además para derretir las superficies de interfaz de las placas de soldadura que se mantienen unidas para formar una junta. La soldadura con gas es uno de los tipos de soldadura más importantes debido a su ámbito de aplicación.

Cuando los metales se sueldan con equipos de soldadura a gas, los gases combustibles se mezclan con oxígeno para producir una llama concentrada a alta temperatura. Esta llama golpea directamente un área de soldadura y funde los materiales en cuestión.

La sección fundida de cada pieza de metal forma algo llamado fusión o baño de soldadura donde los metales líquidos se difunden entre sí y, una vez enfriados, forman una unión fuerte. Esta forma de soldadura se puede utilizar para muchos tipos comunes de metales.

Ventajas:

Sirve para secciones pesada que no se puede unir

La temperatura de la llama es menor que la temperatura del arco

El material para fundir en ciertas operaciones de soldadura produce una llama que irrita los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones

También se puede utilizar como corte de gas

Es un equipo muy simple

Es fácil de operar y no requiere un operador de alta habilidad

Es probablemente el proceso más versátil. Se puede aplicar a una amplia variedad de situaciones de fabricación y mantenimiento

Se puede mantener y reparar fácilmente

El equipo es portátil

Conoce más sobre este tema siguiendo a los expertos: Distribuidora Industrial Pulido.